Bienestar

El otro día os explicaba en que consiste el coaching y como entiendo yo que puede ser útil para empoderarnos a las mujeres en el mercado laboral. Pero el coaching no es para todo el mundo y para iniciarnos en un proceso de este tipo, que nos requerirá una gran inversión en tiempo, esfuerzo y autoconocimiento, debemos preguntarnos primero si realmente es la mejor herramienta que tenemos a nuestro alcance según nuestras circunstancias y los objetivos que queramos conseguir. Siempre explico que para mí el primer paso para que un proceso de coaching con una clienta pueda tener éxito es el trabajo y reflexión que ella haya podido hacer para llegar a mí. No todo el mundo está preparado para lo que significa un proceso de pero cuando una clienta acude receptiva, sabiendo en que puedo ayudarla y dispuesta a responsabilizarse de todo el trabajo que un proceso como este requiere, entonces yo sé que podemos empezar a trabajar: analizar la situación, establecer objetivos, elaborar un plan de acción e implementarlo para poder llegar a aquello que ella necesite para que el trabajo sea una pieza más que sume en su bienestar.

Suscribete
Y CONSIGUE LA GUÍA PARA ENCONTRAR TU VERDADERO CAMINO PROFESIONAL