Emprendimiento femenino: un reto

Emprendimiento femenino: un reto

En este post vamos a reflexionar sobre el emprendimiento femenino. A diferencia de los hombres, las mujeres estamos, a priori, menos dispuestas a emprender y los % de emprendedoras en nuestro país son siempre menores. Pero ¿que limita a las mujeres para emprender?

«El emprendimiento no es para mí»

“No tengo ningún talento para montar una empresa”

“Tendría que dedicarle demasiadas horas y necesito conciliar”

“Soy demasiado mayor para emprender”

“Los negocios no son cosa de mujeres. Es un mundo para hombres”

Estás afirmaciones pueden parecer exageradas pero son la realidad de lo que algunas mujeres contestan si se les pregunta por la posibilidad de emprender. Teniendo en cuenta que para tomar la decisión de emprender o crear una empresa nuestra propia percepción es clave podemos ver que tenemos un problema. Porque además en las tasas de emprendimiento femenino influyen numerosos factores formales. Como son la posibilidad de conseguir financiación, las políticas de apoyo no económicas que existan a nuestro alcance o nuestro nivel de formación y conocimiento. Pero la realidad es que los factores informales son mucho más relevantes cuando hablamos de mujeres emprendedoras (os dejo un estudio muy interesante sobre el tema aquí).  

Así que hoy quiero hablarte de algo que, a lo largo de estos años y gracias a mi trabajo, veo que se repite en una gran parte de mujeres emprendedoras o que quieren emprender (pero quizá nunca se atreven a hacerlo): miedos.

¿Qué limita el emprendimiento femenino?

Como te comentaba la mayoría de barreras o preocupaciones para que las mujeres emprendan están muy relacionadas con factores informales ligados a la posición social que ocupamos como mujeres y a la percepción que existe sobre nuestras habilidades. Por un lado, la sociedad no nos percibe como empresarias porque los ejemplos de empresarios exitosos están copados por hombres. Muchas mujeres en España carecen de modelos de mujeres emprendedoras para inspirarse porque las mujeres tenemos menos visibilidad y reconocimiento. Por suerte, cada vez más esto está cambiando y existen muchas iniciativas que buscan este incentivo sobre la mujer emprendedora (por ejemplo, la comunidad de mujeres emprendedoras extraordinaria que hace un trabajo maravilloso).

Pero, por otro lado, y eso para mi es lo más importante, influye mucho como gran parte de nosotras percibimos nuestras capacidades y habilidades. Las mujeres por norma general mostramos más miedo al fracaso, menor seguridad y menos creencia en nuestro potencial emprendedor. ¡Menudo combo! Por eso es tan importante cuando emprendemos trabajar nuestra autoconfianza, creernos nuestras propias capacidades y talentos y rodearnos de mujeres que nos puedan comprender y ayudar en el camino.

Dejar atrás el miedo

Tenemos que dejar atrás muchos miedos para atrevernos a dar el paso (aunque ya sabes que del miedo se puede aprender mucho). Y una vez lo hemos dado ¡ay! cuantas inseguridades nos acompañan. Por eso es tan importante trabajar nuestras creencias limitantes, la confianza en nosotras mismas, descubrir nuestros valores y crear proyectos que nos representen y nos hagan brillar. No dudes que invertir en ti es invertir en tu proyecto, tus sueños y tu futuro.

¿Qué opinas? ¿Has sentido en algún momento que conectar con otras mujeres te ayudaba? ¿Trabajas en tu autoconfianza para fortalecer tu emprendimiento?  

Te espero en los comentarios,

¡Un súper abrazo!

PD: Aquí hoy nos faltaría hablar sobre la conciliación y el rol familiar que asumen muchas mujeres, que no sólo afecta a nuestro emprendimiento (para bien y para mal, porqué puede ser una solución pero también un inhibidor) sino a nuestra carrera profesional en general. Pero ese un temazo que necesita de unos cuantos post y que hablaremos más adelante 🙂

Posts relacionados:
Si te ha parecido interesante ¡compártelo!
2 Comentarios
  • Ana
    Posted at 21:28h, 23 diciembre Responder

    Hola! Estoy completamente de acuerdo con tu opinión. El miedo y la falta de seguridad que tenemos es mucho mayor que la de los hombres. Yo lidero una actividad en grupos que puede ser considerada de mínimo riesgo y he identificado que las mujeres vienen con muchísimo más miedo y soy consciente de que es solo una barrera mental porque los hombres, aún no teniendo las habilidades, se atreven sin dudarlo. Tiene que ver con nuestra educación verdad?

    • Munsa | Martina Maresme
      Posted at 19:02h, 27 diciembre Responder

      Hola Ana! Muchas gracias por comentar :). Sí, efectivamente las mujeres tenemos más miedo e inseguridad incluso aún estando mucho más preparadas que los hombres. Hay numerosos estudios que demuestran que nos vemos menos capacitadas, por ejemplo, para emprender o liderar equipos. Y tiene que ver en parte con nuestra educación, pero sobretodo, en mi opinión (y de aquí deriva la educación) en nuestro rol social y en la forma en la que nos enseñan a socializarnos. Y aquí tenemos que observar muchos campos, entre ellos la educación como dices, que es fundamental.

Escribe tu comentario

Suscribete
Y CONSIGUE LA GUÍA PARA ENCONTRAR TU VERDADERO CAMINO PROFESIONAL