10 consejos para volver a la rutina sin malestar

10 consejos para volver a la rutina sin malestar

Hoy sí, por fin, vuelve el blog. Y te traigo un tema que creo que es muy importante si queremos mantener una buena relación entre nosotros y nuestro trabajo: debemos saber parar y descansar, pero también debemos conocer cuál es la mejor forma de volver a la rutina y coger de nuevo nuestro ritmo diario. Seguro que estos días has escuchado a hablar del síndrome postvacacional que muchas personas sufren al reincorporarse a su puesto de trabajo y volver a la rutina.

Estas personas durante algunas semanas sufren mucho estrés, y sienten malestar, ansiedad, cambios de humor, apatía, falta de energía, etc. Y aunque no son casos graves y la mayoría de personas vuelven a la normalidad transcurrido el tiempo necesario para adaptarse de nuevo a la rutina es mucho mejor evitarnos este tipo de malestar si es posible ¿no crees? Por eso si alguna vez has sufrido este tipo de molestias e inquietudes hoy te traigo 10 consejos que puedes aplicar para que tu vuelta a la rutina sea lo más placentera posible. ¡Allá vamos!

1. Prepárate para volver a la rutina

Cambiar de golpe toda tu rutina y pretender que de un día para otro tu cuerpo lo asimile no acostumbra a ser una buena idea para volver al trabajo. Por ejemplo, en verano es habitual que durmamos de forma más irregular, que las comidas sean también distintas a lo habitual y que nos pasemos más con los “caprichos”. Así que lo mejor es que unos días antes de volver al trabajo empieces a ajustar tu despertador y horas de sueño; también las horas de comida y aquello que comes, evitando especialmente azúcares, productos ultraprocesados y cafeína o alcohol en exceso que pueden favorecer un estado anímico inestable; y que empieces a pensar en la vuelta al trabajo y a definir cómo va a ser tu rutina, que horarios seguirás y que es lo que tienes que hacer.  

2. Conserva aquello que te hace sentir bien

En verano también cambiamos cosas: de nosotros, nuestra rutina, nuestra casa o relación con los demás. Y aunque algunos de estos cambios nos hacen sentir realmente bien,  muchas veces al acabar las vacaciones los olvidamos y enterramos sin más. Así que algo que puedes hacer es escoger un cambio que has hecho en verano y que sabes que te hace sentir bien y mantenerlo, especialmente estas primeras semanas de volver a la rutina. Por ejemplo, en verano he empezado a hacer una breve visualización de propósito y agradecimiento por las mañanas que he incorporado a mi rutina. Pero cualquier cosa que se te ocurra puede servirte.

3. Haz ejercicio antes de ir a trabajar

Está demostrado que el ejercicio libera endorfinas que pueden mejorar, y mucho, nuestro estado de ánimo. Así que mi consejo es que dediques unos minutos al ejercicio físico antes de ir a trabajar. Aunque no sea un ejercicio intenso y no tengas más de 15 o 30 minutos verás como tu ánimo y actitud para afrontar un día de trabajo cambian. Puedes caminar a paso ligero, hacer yoga, ejercicios de cardio Hiit en casa o ir al gimnasio a entrenar, escoge lo que más se adapte a ti.

4. Empieza con calma

Un error común es volver al trabajo y pretender ponerse al día de todo el primer día y dejar los próximos meses planificados. Pero mi consejo es que vuelvas al ritmo poco a poco. Prioriza las tareas más urgentes, combina tareas que necesiten mucho foco y concentración con otras que sean más asequibles o fáciles de realizar, y procura descansar a menudo e hidratarte para mantener tu cuerpo relajado y sin tensiones.

5. Busca tiempo para ti

Al volver a la rutina coge la agenda y reservarte cada día un tiempo para ti, para escucharte y cuidarte, y sobretodo para quererte. Busca un hobby que te guste o una actividad que te haga sentir bien y hazla. No importa si un día son 5 minutos de meditación o de pintar y otro es una cena que se alarga con tus amigas. La cuestión es que te reserves tiempo de calidad para que hagas cosas que te hagan sentir bien. A veces puede ser tiempo compartido, pero te recomiendo que también sepas encontrar momentos de disfrute mientras estás sola que te permitan conectar contigo misma.

6. Controla tus expectativas

Muchas veces con la vuelta a la rutina nos ponemos muchas metas y objetivos, cambios que queremos acometer en nuestra vida sobre aquellas cosas que no nos gustan o no nos hacen sentir bien. Es bueno que el verano o las vacaciones nos sirvan como tiempo de reflexión y seamos capaces de identificar aquello que queremos cambiar, pero es mejor no querer cambiarlo todo de golpe ni querer empezar el mismo día que volvemos al trabajo, porqué seguramente nos producirá un estrés añadido que nuestro cuerpo y nuestra mente no sepan gestionar. Planifica los cambios y establece metas, pero piensa en términos realistas y sobretodo, no te juzgues. Os dejo un post en instragram de la psicóloga y coach Leti Cebrian que se hizo ayer y me encantó porque creo que lo resume a la perfección.

7. Sé asertivo con los demás

Ten en cuenta que en la vuelta al trabajo tus compañeros o compañeras pueden estar experimentando alguno de los síntomas postvacacionales y tener mal humor, estar apáticos o poco productivos. Quizá hacen algo que te molesta o no entiendes porqué en algún momento te contestan mal. Así que al volver a la rutina no los juzgues, sino todo lo contrario, trata de entender lo que les pasa, ayúdales en lo que puedas y no te enfades, seguro que a ti también te ha pasado alguna vez.

8. Desconecta del trabajo

Si antes os comentaba que tenemos que volver poco a poco… es muy importante que cuando no estamos trabajando desconectemos, especialmente en estas primeras semanas. No podemos estar 24 horas pendientes del correo electrónico o el móvil del trabajo porque muy probablemente eso nos producirá estrés. Así que es primordial que sepamos desconectar cuando no estemos trabajando y enfoquemos nuestras energías en otras tareas que nos ayuden a mantenernos con un estado anímico positivo y alegre.

9. Reflexiona

Esta recomendación se la tomo prestada a la bonita de Míriam Díaz de Inspira Movimiento que la compartió en instagram hace unos días (y que además ayer estreno web, si no la conoces te la recomiendo porque es genial). Se trata de reflexionar sobre aquello que has vivido en verano o durante tus vacaciones, quedarte con una sensación del verano y ponerle un nombre, y guardarte un tiempo para ti, aunque sea breve, para visualizarla, sentirla y recordarla a diario. Yo lo he probado estos primeros días de volver a la rutina y puedo decirte que funciona.  

10. Aprende a disfrutar de lo que haces

Y esto creo que es lo más importante de todo. Cuando realmente disfrutamos de nuestro trabajo, nos sentimos alienadas con nuestra profesión y representa también aquello que somos y queremos ser, entonces volver siempre es más fácil. Dedicar horas al trabajo con una sonrisa, con ganas y motivación debería ser nuestra meta. Si necesitas ayuda para hacerlo deja que te acompañe para que tu también disfrutes de lo que haces.

Espero de verdad que estos consejos puedan ayudarte y retomes el trabajo con ganas y sensaciones positivas. Y si tienes otros trucos o consejos que aplicas para que volver de la vacaciones no sea ningún trauma no dudes en compartirlos en comentarios, ¡me encantará conocerlos!

¡Besos!

Pd: y en este nuevo curso que no se te olvide lo importante que es compartir para crecer <3

Posts relacionados:
Si te ha parecido interesante ¡compártelo!
Sin comentarios

Escribe tu comentario

Suscribete
Y CONSIGUE LA GUÍA PARA ENCONTRAR TU VERDADERO CAMINO PROFESIONAL