Adiós (y gracias) 2019, ¡preparada para 2020!

Adiós (y gracias) 2019, ¡preparada para 2020!

Hace un año te escribía despidiendo el 2018 y dándole las gracias, pero sobre todo abriéndome y confiando a lo que el 2019 me tuviera preparado. Sinceramente, no tenía ni idea de todo lo que me esperaba vivir, pero mirando atrás estoy profundamente agradecida a este año.

Así que hoy, que 365 días después despedimos de nuevo el año, me apetecía muchísimo hacer lo mismo con el 2019 y dar la bienvenida como merece al 2020. Un año que, estoy segura, aguarda mucho aprendizaje, crecimiento y momentos de superación.

Y venga, va, confieso… ¡soy una apasionada del año nuevo! Para mí el año empieza sin duda en enero y me encanta hacer mis rituales, ponerme objetivos, y sentir toda esa magia de dejar atrás lo que ya no me sirve y llevarme conmigo lo que de verdad me suma. Adoro ese momento de hacer balance, de agradecer, de dejar atrás, pero también toda esa ilusión y ganas por conseguir nuevos retos.  

2019: EL AÑO DE SER PARA CRECER

2018 fue sin duda el año de conocerme más y de hablar mucho conmigo misma. Así que después de todo ese proceso de autoconocimiento (que venía de años atrás haciendo camino) este año me he centrado mucho más en SER. De hecho, esa ha sido mi palabra guía. La escogí pocos días después de empezar el año gracias al consejo de Lorena, de comunicazen, y la he tenido muy pero que muy presente. En 2019 lo que quería era vivir y para eso, sin duda, necesitaba mucho de ser.

Y creo que así ha sido. He pedido mucho ayuda para ser. Me he rodeado de muchas mujeres maravillosas para poder ser. Y me he despojado de muchas cosas que ya no quería en mi vida que tampoco me permitían ser. Un camino con mucho aprendizaje, retos y crecimiento que no siempre he andado a la misma velocidad pero que sí ha ido en constante evolución.

Círculo de mujeres con Mar de Borja, mentoring con Gloria, la maravillosa comunidad de Extraordinaria, impulsar la iniciativa de Visibilidad Emprendedora, decir adiós a “mi trabajo” en el Congreso, alejarme de la política y dedicarme 100% al coaching para mujeres… ¡WOW! Sin duda ha sido un año de apostar por mi y por mi verdad, por lo que soy y siento que soy y no por lo que otros creían o esperaban de mí. 

No ha sido fácil, no nos vamos a engañar. He tenido dudas, me he sentido perdida, he necesitado parar y he redibujado mi camino infinidad de veces. Pero sin duda ha sido un proceso que ha valido la pena. Porque permitirme ser es sin duda lo que más me ha hecho crecer este año. En lo profesional pero también en lo personal. 

DEL 2020 ESPERO…

Visibilidad va a ser la palabra guía de mi 2020. Visibilidad para compartir mi talento y llegar a las mujeres que me necesitan. Pero también porque me apetece muchísimo compartir y compartirme, abrirme a nuevas personas, conectar en distintos entornos. Pero si te digo la verdad, Visibilidad también en lo personal. Dejar atrás el miedo a sentirme juzgada y volver a compartir más, con mi familia, mis amigos y la gente que me rodea y me demuestra que me importa. Seguir cultivando relaciones que me permiten sin duda crecer.  

Así lo sentí en el último evento extraordinaria en noviembre. En una dinámica preciosa y sentida, en círculo, visibilidad apareció no desde la mente, sino desde el corazón. Así que confío en ella y en lo que quiera traer nuevo a mi vida y en lo que quiera llevarse también.

Conocer, ser y visibilidad son mis palabras para 2018, 2019 y 2020. 3 palabras muy potentes, ¿no te parece? Me muero de ganas de estos nuevos 366 días que nos esperan (¿que bonito tener un día más, verdad?) y espero que, dentro de un año, pueda seguir contándote por aquí como ha sido y que quiero.

Gracias por estar aquí en 2019 y, espero, quieras seguir compartiendo conmigo lo que el 2020 tenga preparado para nosotras.

Un abrazo enorme y feliz año,

Si te ha parecido interesante ¡compártelo!
Sin comentarios

Escribe tu comentario

Suscribete
Y CONSIGUE MI GUÍA LOS 5 PILARES DEL AUTOCONOCIMIENTO PARA CONECTAR CONTIGO